A su disposición de lunes a viernes, en un amplio horario de atención, comprendido entre las 8:00h y las 20:00h ininterrumpidamente

Con la llegada del nuevo año, son muchas las personas que deciden iniciar propósitos para los siguientes 365 días. Algunos de los más habituales suelen ser comer mejor, hacer más deporte o perder peso. ¿Es tu caso? Puede que alguna vez te lo hayas planteado, ¿verdad? En ese caso, este post te va a interesar porque vamos a tratar las principales dudas antes de comenzar una dieta de adelgazamiento. ¿Preparados? ¡Comenzamos!

 

Cada día son más y más los métodos que prometen librarse de esos kilos de más de manera rápida y definitiva. En la inmensa mayoría de los casos, esas dietas milagro no ofrecen resultados perdurables o no resultan beneficiosos para nuestra salud. En Clínicas Por Tu Salud ponemos a tu entera disposición nuestro departamento de nutrición y dietética, donde te ayudaremos de una forma eficiente, pero además beneficiosa.

Otras veces es la propia persona la que desconoce cuál es su peso ideal. Os sorprendería saber cuántos pacientes desean adelgazar pese a estar en los rangos más saludables. Por eso, vamos a aprovechar estas líneas para hablaros sobre algunas dudas antes de comenzar una dieta de adelgazamiento que os pueden asaltar.

1. El peso ideal

Lo primero de todo: no hay un único peso ideal. Al revés, se puede estar totalmente sano en pesos distintos. Lo que realmente marca la salud será el Índice de Masa Corporal. Unos parámetros en los que nos tenemos que mover y que marca que nuestra masa magra se encuentra dentro de la normalidad.

Por lo tanto, hay que desterrar esa idea de que “delgadez” y “peso sano” no son dos conceptos que tengan que ir unidos de la mano. Además, ten claro que es posible tener más peso del deseado y no tener un problema. El IMC no es infalible. Por eso, también tendremos que fijarnos en otros parámetros, como el porcentaje de grasa.

2. ¿Te alimentas de forma saludable?

Otra de las dudas antes de comenzar una dieta de adelgazamiento que nos suelen asaltar es si nuestra alimentación es la más correcta. Alimentarse bien no es, por ejemplo, comer poco, sino más bien comer la cantidad necesaria de alimentos saludables.

Es muy habitual llevar a cabo dietas con pocas proteínas, lo que puede llevar a padecer bajos niveles de hierro. Por lo tanto, la dieta ha de ser analizada y planteada por verdaderos especialistas.

3. ¿Realmente necesitas perder peso?

La gran pregunta: ¿tienes que perder kilos? Igual te encuentras en el peso justo y lo que deseas es perder grasa. La grasa ocupa mucho más volumen que el músculo, por lo que, a mismo peso, dos personas pueden verse muy diferentes según su porcentaje de grasa.

Invierte en Salud

Pide cita

Invierte en Salud

Invierte en Salud

 Reconocimientos médicos

Reconocimientos médicos