De lunes a viernes de 08:00 a 21:00 horas ininterrumpidamente
 asesoras de lactancia.

 

En nuestro consultorio médico especializado contamos con una figura clave para la salud sexual y reproductiva de la mujer: la matrona. Entre otras cosas, puede ayudar a las madres recientes a establecer una lactancia satisfactoria. En las siguientes líneas ahondamos en el papel de las matronas como asesoras de lactancia

 

Antes del nacimiento, en las clases prenatales, la mujer será consciente de  lo importante que es el contacto piel con piel para iniciar la lactancia. Las consultoras de lactancia o grupos de apoyo pueden ser de gran ayuda. De hecho, la mayoría de los problemas relacionados con la lactancia materna se pueden solucionar de forma rápida y sencilla si se detectan a tiempo. 

 

Los especialistas con formación específica en este tema se pueden dividir en dos categorías: 

 

  • Especialistas en lactancia: disponen de un nivel elevado de conocimientos y pueden ayudar a las familias con problemas habituales. Por ejemplo, un bebé que no gana el peso suficiente o no agarra el pezón.

 

  • Consultoras de lactancia: este perfil está enfocado a diagnosticar y tratar problemas más complejos. Por ejemplo, un suministro de leche reducido o el establecimiento de la lactancia en caso de bebés prematuros. Para que ofrezcan todas las garantías, han de ser miembros del Consejo Internacional de Consultores de Lactancia Certificados (IBLCE). 

 

Problemas de agarre y asesoras de lactancia

 

 

Lo esperable es que el recién nacido se agarre durante las primeras horas de vida, haya sido una cesárea o un parto vaginal.  Si el agarre es incómodo, si produce dolor, la matrona tratará de averiguar qué pasa. Una consultora de lactancia acreditada (IBCLC) podrá ofrecer más ayuda. Puede deberse a un problema de anquiloglosia. Aparece cuando la tira de piel que fija la lengua a la parte inferior de la boca, el frenillo lingual, es demasiado corta. En consecuencia, el lactante no podrá abrir la boca lo suficiente para agarrar bien el pecho. Esto se puede solventar con una frenotomía.

 

De hecho, cuando una mujer tiene los pezones doloridos se suele deber a este agarre incorrecto que comentamos. Recuerda que la lactancia no debería doler. Puede aparecer además un cuadro de congestión mamaria. Se da cuando los pechos están excesivamente llenos y duros al “subir” la leche. En estos casos lo que hay que hacer es aumentar la frecuencia de las tomas. Se pueden masajear los pechos o extraer leche para reducir la presión.

 

Pueden aparecer además problemas con el suministro de leche durante los primeros días. Una matrona recordará a la mujer que acaba de dar a luz que es normal que su bebé se alimente cada hora o dos durante esta fase. Sabremos que va todo bien si orina con regularidad y gana peso. 

 

 

En definitiva, aunque la lactancia pueda ser agotadora al principio, con la ayuda adecuada puede ser muy fácil y una experiencia única. Ante cualquier problema es clave contar con la ayuda de asesoras de lactancia.

 

Invierte en Salud

Pide cita

Invierte en Salud

Invierte en Salud

 Reconocimientos médicos

Reconocimientos médicos

Especialidades